Seleccionar página
Compartir contenido

Diariamente nos encontramos en situaciones en las que no tenemos más remedio que utilizar las no tan nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación. Es extremadamente necesario familiarizarse con ellas para poder sentirte “conectado”, “actualizado” o más bien para no sentirte, como muchos alumnos nos comentan desde que pasan por recepción, “fuera de onda”.

Pues bien, entre todas las posibilidades de cursos de estas tecnologías, quizás lo más recomendable sería comenzar aprendiendo Ofimática, ese total desconocido que describimos en nuestro anterior artículo ¿qué es ofimática? ¿Diferencias con Office? Herramientas, aplicaciones y funcionalidades.

Siendo conocedor de esta información, veremos el por qué de estudiar ofimática, cuáles son las ventajas de estudiar ofimática y cuáles las razones para no dejar que las herramientas que se han de manejar diariamente nos hagan perder nuestra paciencia. En primer lugar, en cuanto a las ventajas de estudiar ofimática, saber ofimática nos va a permitir acceder a la mayor parte de puestos de empleo, en los cuales, independientemente del uso que se les dé (más o menos técnico), sirve de criba durante los procesos de selección.

Además, si estás en una empresa, y quieres promocionar, saber ofimática a un nivel avanzado será la puerta que abra todas las opciones de ascenso, además de otros factores que también pudieran ser útiles como el aprendizaje de otro idioma con especial mención al inglés.

Tenemos reclamos diarios de necesidad de maquetación rápida de documentos con Word, de comprensión o “arreglo” de archivos en formato Excel desestructurados o inconexos que dificultan el desarrollo de proyectos de muchas personas, de creación de presentaciones profesionales o de manejo de bases de datos como Access. Estas desesperadas súplicas no se darían si tú, como profesional, sabes ofimática.

Es más, conocer estas herramientas te va a permitir compartir y recibir información desde multitud de medios haciéndote sentir el rey de la comunicación. Ya no tendrás que pedir que envíen por ti el documento, sabrás dónde se ubica, como remitirlo y utilizarás programas como Word, Excel, Access, PowerPoint y Outlook sabiendo realmente cómo y para qué hacerlo. Dejar de pedir prestado el trabajo ajeno te librará de algún que otro problemilla con los tiempos de entrega. Es más, no hay nada como hacerlo tú mismo, a tu manera, a tu gusto.

Por último, además de estas ventajas de estudiar ofimática, no podemos olvidar que, utilizar estas herramientas con soltura, nos va a permitir que seamos más creativos, de forma que nada ni nadie podrá mejorar nuestro trabajo.

En fin, si fuera tú, no me lo pensaba. Empieza o amplía lo que ya sabes de ofimática y conseguirás todo lo que te propongas. Todo son ventajas. ¿a qué esperas?

Entradas relacionadas: